Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

Nadie puede tocar mi cuerpo: ¿cómo enseñarle esta regla a un niño?
Por Guru en Marzo del 2018 en Buenos Hábitos

Seguinos en Pinterest

Como padres, es lógico que siempre queramos proteger a nuestros hijos de cualquier problema que pudiera amenazarlos, pero el tema de la agresión sexual es uno de los que más nos preocupa y del que no sabemos bien cómo protegernos, ya que este tipo de violencia es a veces difícil de evitar o prevenir.

Tampoco queremos que nuestros niños crezcan y vivan permanentemente con miedo a los adultos y aprendan a ser desconfiados, pero sí es posible ayudarlos a desarrollar ciertas habilidades que contribuyan a protegerlos de depredadores sexuales o que en caso de que haya ocurrido, se aísle y guarde en secreto que ha sido víctima de este hecho aberrante.

¿Qué podemos hacer?

Aprender a prevenir el abuso sexual es necesario, pero no es suficiente para garantizar la seguridad de los niños. La formación y la prevención en lo que se refiere a este tipo de abusos involucran a los adultos.

Por naturaleza, los niños son particularmente vulnerables en función de su impotencia, su dependencia de los adultos y su desconocimiento del peligro y de la manera de protegerse.

Los investigadores insisten en el hecho de las estadísticas sobre abuso sexual no muestran más que una parte del problema. Por distintas razones como el sentimiento de culpa, la impotencia y la vergüenza que se suma al miedo por la reacción de los otros y a las amenazas de los abusadores, los niños no denuncian estos delitos y no buscan ayuda.





¡Eso no se toca!

Establecer reglas que los niños deben conocer, es el primer paso para ayudarlos a prevenir los abusos sexuales.

Esto se trata de nada más y nada menos que de fijar los límites de su intimidad de manera clara y simple, algo que deberán hacer los propios padres o las personas encargadas de los niños.

Decir “no” a quien quiera tocarlos, y explicarles que esto tiene que ver principalmente con las partes del cuerpo que están cubiertas por la ropa interior. Junto con esta explicación, aclarar que siempre pueden hablar con confianza de situaciones que hayan vivido en este sentido y que los angustien.

Estos son algunos de los elementos importantes a tener en cuenta:

- Establecer una conversación franca, sincera y con términos simples con los niños, que permita que hablen de lo que les preocupa. Este es un punto sensible que debemos tener presente, ya que la falta de comunicación afectará la posibilidad de que los niños cuenten lo que sucede en caso de que les pase.

- Los niños pueden ser víctima de abuso a cualquier edad, de modo que aunque nos parezcan demasiado pequeños, debemos enseñar la regla “¡Eso no se toca!”.

- Permitir a los niños negarse a saludar o a besar a alguien, aun cuando se trate de personas a quienes ellos quieren. Muchos padres obligan a los niños a saludar a desconocidos, creyendo que de esta manera cumplen con reglas de educación, siendo que al mismo tiempo les prohíben aceptar regalos de extraños.

- La regla de “¡Eso no se toca!” establece con claridad qué es lo que se permite tocar y qué no. El límite es fácil de comprender por los niños. Lo que no se toca es lo que está cubierto por la ropa interior. De la misma manera, tampoco se toca lo que está cubierto por la ropa interior de otras personas.

- Enseñar a los niños a decir de manera tajante y firme “NO” a este tipo de contacto.

- Enseñar a los niños que la regla abarca no sólo al hecho de tocar, sino también de mirar. Nadie debe mirar las partes que están cubiertas por la ropa interior ni de unos, ni de otros.

- Enseñar a los niños la diferencia entre un secreto bueno y uno malo. Todo secreto que supone ansiedad, malestar, miedo o tristeza; no debe ser guardado, sino que debe ser contado a un adulto de confianza (padres, maestros, policía, médico). Explicar que los buenos secretos nos hacen felices y se mantienen durante poco tiempo, como por ejemplo, un regalo, una fiesta sorpresa o una visita sorpresa.

- Establecer como regla familiar que los niños hablen de todas aquellas personas que les hagan regalos, pidan pasar tiempo a solas con ellos o que les digan que guarden secretos.

- Enseñar a los niños que el contacto con extraños no debe existir y que subir al auto de un desconocido o aceptar regalos o invitaciones supone un riesgo.

- En caso de que un niño haya sido víctima de abuso, no debemos mostrarnos enojados con ellos, ni hacerles sentir que hicieron algo malo.

- No someter al niño a un interrogatorio. Podemos preguntarles qué fue lo que pasó, cuándo y con quién, pero no por qué sucedió.

- Sabemos que es una situación difícil, pero es importante intentar no mostrar que estamos alterados. Los niños tienen tendencia a sentirse culpables y esto puede hacer que no quieran contar nada al respecto por pensar que ellos hicieron algo malo.


Uno sobre cinco.

¿Sabías que la cantidad de niños y niñas víctimas de abuso no deja de aumentar en todo el mundo? Sólo en 2017 se reportaron cifras alarmantes como que 1 de cada 5 niñas sufrió algún tipo de abuso sexual. Pero si esta cifra te sorprende, también debemos decir que 1 cada 13 niños también ha sido víctima de este aberrante delito.

El hecho más escalofriante, es que entre el 70 y el 85% de los casos, el agresor es un miembro cercano de la familia o es familiar directo (padre, padrastro, tío, abuelo o amigos cercanos). Es decir, las víctimas están en estrecha relación con sus agresores y en muchos casos deben seguir conviviendo con ellos.

La psicóloga de niños y adolescentes, Angelica Kosinski explica que, “en la mayoría de los casos, el agresor es alguien que el niño conoce y en quien confía. Las víctimas de violencia sexual se refugian a menudo en el silencio, ya que, además de tener miedo, se encuentran sumergidos en la vergüenza y la culpa. Estas víctimas son a veces tan pequeñas, que ni siquiera alcanzan a entender lo que les sucedió. Por otra parte, los niños a menudo no saben con quién hablar y nosotros debemos estar allí, listos para ayudarlos.

Las víctimas de abuso sexual deben enfrentar algo más que la violación de su integridad física, también corren el riesgo de sufrir problemas de salud, trastornos psicológicos y suelen perder la confianza en los adultos.

Las secuelas de la violencia sexual, pueden acompañar a un niño hasta la edad adulta, pasando por tristezas y sufrimientos profundos. Estos niños tienen derecho y deben recibir justicia y un tratamiento médico y psicológico adaptado a su situación.”

Muchas veces debemos enfrentarnos a situaciones duras y difíciles de transitar, pero la prevención es la mejor herramienta de la que disponemos para proteger a nuestros niños.

Hablemos sin tapujos ni vergüenzas de estos temas, ya que la buena comunicación en una familia, nos ayuda a tomar las mejores decisiones y a resolver mejor los problemas.

No dejes de compartir esta información tan importante con tus hijos y amigos.





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste