Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       -> Espiritualidad <-       Curiosidades

El Perro Curioso: Un cuento sobre el destino y la vida.
Por Guru en Octubre del 2018 en Espiritualidad

Seguinos en Pinterest

Nuestras emociones son la base de lo que consideramos ser feliz o no serlo y nos permiten identificar si nos sentimos bien, o por el contrario, nos sentimos deprimidos. Las emociones son repentinas, a veces intensas, violentas, son un motor o un freno, nos animan a actuar y en especial, a reaccionar. ¿Qué debemos comprender cuando estas emociones, malas o buenas, son provocadas por otros? ¿Cómo puede transformarse el otro en el espejo de eso que somos nosotros mismos?

Rescatemos la frase del escritor Jack London en su libro “Martin Eden”, en la que hace referencia a lo que proyectamos y que al mismo tiempo vemos en los otros; tanto lo bueno como lo malo. “… Y no se dio cuenta de que eso tan hermoso que había visto en su mirada, no era más que el reflejo de lo que la suya proyectaba”.

Este cuento sobre un perro curioso nos muestra de manera práctica cómo lo que transmitimos puede jugar a nuestro favor o puede convertirse en nuestro peor enemigo.

En la profundidad de un bosque, un perro que caminaba solo, encontró una cabaña entre los árboles. La cabaña tenía el aspecto de no haber sido habitada durante muchos años, pero a pesar de eso, el perro no cedió a la tentación de entrar porque después de todo, no sabía con qué podía encontrarse. Finalmente, decidió que lo mejor era no ingresar.

Pero como la curiosidad pudo más que él, al día siguiente volvió al mismo lugar y haciendo uso de todo su valor se acercó un poco más. Todavía no podía vencer el miedo a lo desconocido y a lo imprevisto y no hallaba suficiente coraje para entrar, pero la temperatura empezaba a volverse insoportable y los rayos del sol eran cada vez más intensos.

El perro sabía que debía buscar cómo protegerse y venciendo sus últimas dudas, finalmente entró en la cabaña abandonada. “¡Hola!”, gritó. Nadie respondió. No había nadie. De pronto, en un rincón de la cabaña, vio una escalera y con mucho miedo, pero con decisión, subió lentamente los escalones.

A partir de allí, su vida cambia por completo.

El perro se encuentra al final de la escalera con un salón sorprendente, porque allí encuentra nada más y nada menos que un centenar de perros iguales a él que lo miran con curiosidad y que parecían estar esperándolo.

De pronto, el perro se siente invadido por una sensación de paz y felicidad. Esos perros parecían amables y nada intimidantes y creyó que lo mejor era saludarlos. Levantó una de sus patas e hizo un gesto que los otros respondieron por igual. Todos lo saludaron. Pero también quiso hacerse escuchar, y entonces ladró, como símbolo de amistad, algo que los otros perros también hicieron.

“¡Este lugar es increíble! – se dijo el perro a sí mismo - ¡Voy a volver siempre que pueda!”

Varios días después, otro perro pasa por la cabaña abandonada del bosque, pero con mucho más miedo y más desconfianza, y también prefiere mantenerse alejado del lugar.

Primero decidió explorar por los alrededores de la cabaña, pero sabía que nunca iba ingresar. Cada vez que volvía, era para cerciorarse de que estuviera vacía y de que no representara ningún peligro para él. Hasta que un día, una lluvia intensa y fría, no le deja más opción que entrar a la cabaña.

Sabe que tiene miedo, pero también sabe que ese lugar puede ser un refugio; de modo que logra vencer su ansiedad y corre el riesgo. Sube las escaleras al igual que lo hizo el otro perro algunos días antes, pero a medida que iba avanzando escalón por escalón, su miedo y desconfianza aumentaban.

¡Qué gran sorpresa! Después de todo, la cabaña no estaba inhabitada. El creyó que estaba solo, pero rápidamente se dio cuenta de su error cuando vio a cientos de perros que como él habían buscado refugio en esta cabaña abandonada.

Inmediatamente se pone en guardia y se dispone a atacar al primero que se le acerque. De igual manera, los otros perros hicieron lo mismo. El perro empezó a ladrar con furia y a mostrar los dientes de manera agresiva. Los otros, le respondieron con la misma agresividad.

Con la mayor rapidez, volvió sobre sus pasos y bajó la escalera a toda velocidad huyendo despavorido de ese lugar peligroso. “¡Jamás volveré a este lugar! ¡Esos perros son muy agresivos!”

Fue tan rápida su huida que no tuvo tiempo de ver un cartel al final de la escalera que decía: “Casa de los Espejos”. Ni el primero ni el segundo perro se dieron cuenta de que esos perros que veían eran su propia imagen reflejada en los espejos.





¿Qué conclusión podemos obtener?

A veces no queremos aceptar que lo que muchas veces vemos en otros es simplemente el reflejo de nosotros mismos. Todos sabemos que lo que recibimos de los demás es eso mismo que les damos, pero por algún motivo no podemos ponerlo en práctica. Quien es amable recibirá amabilidad y quienes agresivo, recibirá agresividad.

Los seres humanos somos por naturaleza seres sociables y hemos nacido para vivir en grupos. Se trata simplemente de nuestra constitución biológica y cultural.

De modo que cuando nos mostramos amables y gentiles es porque decidimos serlo, de la misma manera que cuando somos agresivos y violentos es porque también lo hemos elegido.

Cada persona que se cruza en nuestras vidas es un referente indispensable para forjar nuestra propia personalidad que tiene que ver muchas veces con la decisión de querer ser como queremos ser.

Cada una de estas personas es una “casa de espejos”, en la que nos reflejamos y que nos devuelve eso mismo que somos.

¿Qué te pareció este cuento imaginario y simbólico? ¿Estás de acuerdo con que recibimos lo que damos? Comparte tus opiniones.





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste