Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

Estos son los daños que le causa a tu salud pasar por alto el desayuno.
Por Guru en Diciembre del 2017 en Buenos Hábitos

Seguinos en Pinterest

No por nada este viejo dicho perdura aún en el tiempo: “Debemos comer como reyes a la mañana, como príncipes al mediodía y como pobres en la noche.” Sin necesidad de ir a ese extremo, algunos investigadores científicos israelíes realizaron estudios en el Instituto bioquímico de la Universidad hebraica de Jerusalén, y demostraron lo importante que es no pasar por alto el desayuno en la mañana, ya que los efectos nefastos se prolongarían durante todo el día en el plano metabólico, es decir; en las funciones normales de nuestro organismo.

¿Qué harías si te dijéramos que al pasar por alto el desayuno estamos desajustando nuestros relojes internos?

No es tanto que tengamos hambre en la mañana, ya que el hígado se encargó durante toda la noche de fabricar azúcar a partir de las reservas que contiene y liberarlas en la sangre con el fin de mantener una tasa de glucemia normal, sino que nuestro cuerpo en general y nuestro cerebro en particular necesitan de manera vital esta fuente de energía. Lo real y sorprendente, es que al saltar el desayuno, desajustamos los relojes internos de nuestro organismo.

Pero no solamente el reloj interno central, situado en el núcleo supraquiasmático del cerebro que determina los ciclos de la vigilia y el sueño, sino también los relojes periféricos, esos que se encuentran en el páncreas, el hígado e incluso los músculos, es decir cerca de la mitad del peso del cuerpo, y la masa adiposa que puede representar más del 40% del peso del cuerpo en una persona obesa.

Esto compete de manera particular a los pacientes diabéticos, ya que un estudio realizado hace dos años, determinó que los diabéticos regulaban con dificultad los niveles de azúcar en la sangre en particular después del almuerzo y la cena, cuando habían evitado desayunar en la mañana.

En otro estudio que acaban de publicar en la revista “Diabetes Care”, proponen una hipótesis convincente para explicarlo. Examinaron los relojes biológicos de 18 voluntarios sanos y 18 personas diabéticas y determinaron que en este último grupo los relojes se veían particularmente alterados durante todo el día cuando se habían privado de desayunar antes de las 9:30 de la mañana.





Esto significa que pasar por alto el desayuno tiene un efecto nocivo sobre la regulación de los genes del reloj metabólico de la glucosa y del peso corporal, explica la doctora Daniela Jakubowicz, de la facultad de medicina de la Universidad de Tel Aviv, que también participó en esta investigación. “Esto significa también que al pasar por alto el desayuno podemos ganar peso aumentando nuestros niveles de glucemia aún si no hemos comido más que lo habitual durante el resto del día”, explicó.

Este estudio pone el acento en la importancia que tiene el desayuno como estrategia para controlar los niveles de glucemia sobre todo en pacientes diabéticos tipo II. La profesora de fisiología Marta Garaulet de la Universidad de Murcia en España y especialista internacional de la cronobiología de la obesidad, explica que: “al igual que el reloj circadiano regula la tensión arterial, la frecuencia cardíaca y la actividad cardiovascular, así como el tejido adiposo y otros órganos metabólicos, la sincronización de las comidas podría afectar el metabolismo global e influenciar las complicaciones crónicas del obesidad y de la diabetes tipo II.”

El estudio también demostró la incidencia metabólica de la desregulación de las comidas y del sueño en personas que trabajan por turnos. El estudio determinó que aparecían desórdenes metabólicos en ocho días, mientras que se observaron solamente en cuatro o cinco horas aparecer estos desórdenes cuando se salteaba el desayuno.

Muchas veces buscamos distintas alternativas de desayunos y elegimos qué es lo mejor. Las opciones van desde lácteos, panes, frutas, cereales, te, café e infusiones de todo tipo e incluso pasando por jugos y batidos; pero independientemente de la elección, lo importante es cortar con el ayuno de varias horas durante el sueño y no privarnos del desayuno.

Finalmente, una vez más llegamos a la conclusión de que nuestras abuelas tenían razón: el desayuno es la comida más importante del día.

¡No dejes de compartir!





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste