saludable.guru
Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       -> Espiritualidad <-       Curiosidades

¡Si tienes ganas, llora! Pero haz lo que sea necesario para no volver a llorar por el mismo motivo.

“Siempre hay que tener a la vista los trofeos de tus fracasos”, decía mi abuela. ¿Quién puede querer tener a la vista el trofeo de un fracaso, me preguntaba yo…? Lo que ella con su inmensa sabiduría quería decir, era que cada fracaso o cada error, podrían representar la ventaja de haber aprendido algo nuevo y que, después de haber llorado o después de habernos lamentado, o después de haber tenido que pagar el precio por el error cometido, había que levantarse y seguir adelante. En resumen: fracasar, también podía ser ganar.

Siempre queremos que todo lo que emprendamos, resulte un éxito; pero a veces no se puede. La vida nos va enseñando poco a poco que los fracasos están a la vuelta de la esquina y que nadie escapa a los errores. Pero lo que sí podemos hacer, es aprender del error y poner nuevamente en marcha la maquinaria de nuestros objetivos teniendo en cuenta eso que hicimos mal.

A veces se gana y a veces se pierde, pero si vemos el fracaso o el error como una forma de sacar algo positivo, entonces el concepto de haber perdido se transforma en el beneficio de la enseñanza.

La psicóloga Cecilia Neuville, explica que “en nuestra cultura, no alcanzar los objetivos se considera un fracaso. Da la sensación de que perdemos valor como personas y esta visión se trasmite de generación en generación a todo nivel: los padres, los profesores, los directores de empresa… Pero afortunadamente, esto empieza a evolucionar y empezamos a adoptar algunas enseñanzas de la cultura oriental que nos deja saber que no debemos quedarnos atados a lo malo y al pasado, sino que debemos analizar qué fue lo que sucedió, qué fue lo que salió mal; para reinventarnos y darle valor al nuevo intento para que esta vez sí salga bien. Porque más que hablar de fracaso, debemos hablar de intentos y de pruebas. Cuando el intento no logra su objetivo, no debemos pensar que no estamos avanzando. Al contrario, estamos avanzando en aprendizaje y en crecimiento personal.”

Pero el trabajo que debemos realizar también se compone de seguir nuestros propios instintos y no dejarnos invadir por la opinión de otro que muchas veces no entiende cuáles fueron las circunstancias entre las que debimos actuar, son malintencionados o simplemente no tienen idea de qué es lo que nos conviene de verdad. Cada uno tiene claro cuando ha fracasado, cuando ha cometido un error o cuando ha alcanzado el éxito o logró su objetivo; de modo que no necesitamos que nadie nos recuerde qué hicimos algo mal. Podemos tomarnos un tiempo para dejar salir los sentimientos y desahogarnos, pero luego nuestro siguiente objetivo tiene que ser aprender del error y volver a intentarlo.

Aprendamos de quienes han fracasado numerosas veces y al final, han alcanzado el éxito. Seguramente escucharás de estas personas este consejo: nunca renuncies.

Lo que diferencia a las personas exitosas de otras, es el hecho de que aprendieron la lección que les dejaron sus fracasos. En lugar de dejarse abatir por todos los reveses que encontraron a lo largo del camino, estas personas aprendieron a salir adelante y a transformar el fracaso en fuerza.

Los reproches y las críticas, forman parte de la experiencia del fracaso. Ambas pueden ser desestabilizantes, difíciles de aceptar… Pero aun así, la clave está en sobreponerse a la prueba y en nuestra capacidad de mantener el control, algo para lo cual se necesita una buena dosis de confianza en uno mismo.

No te lo tomes tan a pecho, trata de aprender de lo que tus errores te quieren enseñar. Puede serte de mucha utilidad para futuros éxitos.

ç



6 consejos para aprender de los errores:

1) No siempre se gana.

Aceptemos que de vez en cuando el éxito puede resultarnos esquivo y que alcanzar el objetivo puede lograrse la próxima vez, después de haber aprendido de los errores.

Recuerda que “lo que no te mata, te fortalece”.

2) Toma tiempo para reflexionar.

Si después de haberlo intentado, no lo lograste; espera un poco, analiza la situación, piensa qué fue lo que salió mal y saca conclusiones. ¡Ten el coraje de hacer una autocrítica!

Aprovecha este tiempo para descansar, despejar la mente y empezar de cero. Presionándonos, no necesariamente vamos a hacer mejor las cosas, si no poniendo todas nuestras fuerzas e inteligencia en juego.

3) Revisa tu objetivo y divídelo en partes.

Está bien tener objetivos ambiciosos, pero si lo que nos proponemos es muy difícil o no depende directamente de nosotros, probablemente nos enfrentemos a un fracaso tras otro.

Ponernos una presión innecesaria, no juega a nuestro favor. Revisemos nuestro objetivo y concentrémonos en lo más importante. Tal vez, dividirlo en etapas para avanzar de a poco, sea un camino alternativo para lograr lo que queremos.

4) Pide ayuda o consejo.

A veces, la situación puede superarnos al punto tal de que nos encontramos en un callejón sin salida. Este es un buen momento para pedir ayuda o para pedir consejo a las personas que nos quieren bien o que han pasado por la misma situación.

Dejemos el orgullo de lado, que nunca conduce a nada bueno y busquemos la ayuda de otros para pasar por esta prueba difícil.

5) Toma ejemplo de otros que ya estuvieron ahí.

Probablemente, lo que quieres hacer ya ha sido hecho por otros y entonces, es posible que encuentres en Internet, en libros, en tu entorno; métodos de cómo otros resolvieron la misma situación.

Está muy bien hacer nuestra propia experiencia, pero de los errores y de los éxitos ajenos, también se aprende.

6) Cree en ti mismo.

Finalmente, tomemos en cuenta lo más importante: la confianza en uno mismo.

Cree en ti, en tus capacidades, en todo lo que has aprendido y estudiado. ¡Te llevarás una gran sorpresa!

Si pones una pequeña cuota de orgullo en tu nuevo proyecto, además de corazón y actitud, ¡verás los resultados esperados! A veces, la diferencia entre el fracaso y el éxito, tiene que ver con el alma que ponemos en lo que hacemos.

Recuerda que: “los que no hacen nada, nunca se equivocan”.

Comparte tu experiencia sobre aprender de los errores.

¡Y no dejes de compartir!





Los consejos de saludable.guru son sólo para fines informativos y educativos. saludable.guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste