Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       -> Espiritualidad <-       Curiosidades

Para ser feliz tienes que aprender a ignorar a muchas personas.
Por Guru en Enero del 2018 en Espiritualidad

Seguinos en Pinterest

Ser feliz, es una elección y dentro de esa elección se encuentra la decisión de rodearnos o alejarnos de personas que tengan una incidencia directa sobre nuestro bienestar físico y mental.

¿Por qué es esencial alejarse de personas tóxicas o negativas para ser feliz?.

La manera más rápida de responder a esta pregunta sería decir que es necesario alejarse de estas personas porque terminan por transmitirnos sus pensamientos negativos, sus visiones negativas y peor aún, pueden convertirte a su vez en una persona negativa. Algo que nadie quiere, ¿no es cierto?

Veamos rápidamente un pequeño ejercicio para detectar a una persona tóxica y negativa.

Identifica al menos 3 personas de tu entorno con quien pases mucho tiempo y formúlate las siguientes preguntas:

¿Me gusta pasar tiempo con esta persona?

¿Me gusta cómo se expresa esta persona?

¿Es esta persona interesante cuando se expresa, me aporta algo positivo, aprendo a su lado?

¿Tenemos los mismos objetivos, los mismos valores?

¿Aprecia su forma de ver las cosas?

¿Tenemos las mismas necesidades, los mismos deseos?

Este pequeño ejercicio te permitirá hacer una selección de las personas que valen la pena por sobre las que no te aportan nada y que pueden volverse o ya son perjudiciales para el medio en el que te encuentras.

Las personas tóxicas parecen tejer alrededor de nosotros una tela destructiva, privándonos a veces de nuestros amigos más cercanos, con el fin de hacernos caer bajo su total dominio. A partir de ese momento, se dedican a hacer de nosotros personas maleables, influenciables, desorientadas y desdichadas.

Es imperioso alejarse estas personas para ser feliz. Esto mejorará nuestra salud física pero también nuestra salud emocional.

Podemos decir que para ser felices necesitamos tomar distancia frente a los conflictos que provocan estas personas que absorben nuestra energía y anestesia nuestra posibilidad de reacción. Para ser libres y que nos sintamos bien, debemos alejarnos del aniquilamiento emocional, de la inestabilidad de la incertidumbre que provocan las personas que perjudican nuestra capacidad emocional y hieren nuestra sensibilidad.

Para lograr esto, es fundamental saber que debemos prepararnos a aceptar el hecho de que no conocemos realmente a las personas que creíamos conocer.

Efectivamente, debemos entender y aceptar que estamos sometidos a sus exigencias, sus juicios y sus conductas tóxicas.

¿Qué hacer? Pongamos en práctica esta serie de herramientas que, aunque sabemos que no es fácil, es un principio del proceso que implica tomar distancia de alguien.





1) Lo que otros piensan de ti es su realidad, no la tuya

Debemos ser conscientes que lo largo de nuestra vida conoceremos muchas personas que no sabrán respetar ni considerar los sentimientos, las ideas o las opiniones de otros.

En consecuencia, nos sentimos utilizados como marionetas sometidos al malhumor de otros, algo que se transforma habitualmente en conflictos internos y externos.

Es posible que como consecuencia de esto, sintamos que estas personas “no viven ni dejan vivir” y entonces, frenen nuestro desarrollo, el suyo y la riqueza de una relación que podría ser sana, pero que se ha vuelto enfermiza.

Sin embargo, es posible que estas personas no sean completamente conscientes del daño que provocan y que no se pregunten si lo que hacen o sienten lástima a otros.

Esto únicamente ocurre cuando son víctimas del espiral en el que ingresaron a través de los problemas que ellos mismos han creado.

Y entonces se encuentran sumergidos y arrinconados en este remolino del cual no pueden salir si no es hasta que realicen un esfuerzo enorme y tomen real conciencia de quiénes son.

2) Tomar distancia emocional.

No siempre podemos alejarnos físicamente de esas personas que hacen tan difícil nuestro día a día, ya que se trata de gente cercana, compañeros de trabajo o de otros que están presentes en nuestro entorno.

Sin embargo, estamos de acuerdo en que la distancia física es importante, pero lo que hace realmente la diferencia es la distancia emocional.

Para esto, debemos realizar un trabajo sobre nosotros mismos para reunir todas las fuerzas necesarias con el fin de mantenernos fuera de su campo de acción, y evitar de esta manera que estas personas tengan una influencia importante sobre nosotros.

Pero, ¿cómo lograrlo?

3) Aprovechemos la ventaja de la anticipación.

Desgraciadamente, ya hemos tenido oportunidad de presenciar episodios con estas personas tóxicas que al menos nos han dejado como positivo el hecho de que podemos anticiparnos a cómo van a reaccionar frente a tal o cual situación. ¡Aprovechemos esta ventaja para protegernos!

Pongamos la barra bien alta al momento de darle crédito a lo que digan estas personas. No legitimemos los dichos de los malintencionados que no aportan nada. Para un mejor ejemplo vamos a inspirarnos en una enseñanza socrática tradicional que ofrece la posibilidad de filtrar los comentarios de otros al igual que los nuestros.

El joven discípulo de un filósofo sabio se acerca a él y le dice:

- Maestro, uno de tus amigos ha hablado mal de ti.

- ¡Espera! - Lo interrumpió el filósofo - ¿Ya pasaste por los tres filtros lo que me vas a contar?

- ¿Los tres filtros?

- Sí. El primero es el de la verdad. ¿Estás seguro de que lo que me vas a decir es completamente cierto?

- No, se lo escuché decir a otras personas.

- Y al menos, ¿lo hiciste pasar por el segundo filtro que es el de la bondad? Lo que me vas a decir, ¿es bueno para alguien?

- En realidad, no. Al contrario…

- El último filtro es el de la necesidad. ¿Es completamente necesario hacerme saber esto que te inquieta?

- A decir verdad, no.

- Entonces, - dijo el sabio sonriendo - si no es cierto, no es bueno, ni es necesario; enterrémoslo en el olvido.


4) Administra tus expectativas.

A veces, esperamos tanto de nosotros que somos incapaces de aceptar la realidad tal cual es.

A esta altura, debemos aceptar que no conocemos tan bien a las personas de las cuales esperamos mucho y que constantemente nos decepcionan.

Esto también permite reevaluar nuestras expectativas en relación a los otros, ya que pueden ser muy exigentes, parciales e incluso estar contaminadas de muy mala fe.

Una vez que hemos logrado filtrar las malas acciones, debemos concentrarnos en nuestras oportunidades de crecimiento y de esta manera dejaremos de utilizar nuestras fuerzas como una consecuencia de la toxicidad del medio en el que nos movemos.

5) Mantengamos nuestra perspectiva en alto para llegar a buen puerto.

Cuando comencemos a sentir y a entender que estamos bajando de esta incontrolable montaña rusa en la que estábamos prisioneros, lograremos olvidar las inquietudes que nos generó esta persona o este miembro de nuestro entorno del que queremos librarnos.

Entonces, nos veremos desligados de estas inseguridades y de las reacciones desmesuradas que los conflictos provocaron en nosotros.

Una vez que seas libre, tu espíritu se aclarará y estarás listo para exponer tus sentimientos, tus miedos y tus ideas.

Este esfuerzo te garantizará un resultado rápido y tomarás conciencia de la necesidad de alejarte de ciertas personas.

La vida es demasiado corta y no nos merecemos vivir invadidos por angustias inútiles.

Poner fin a una relación que nos hace infelices.

Las herramientas ya fueron expuestas, pero poner fin a las relaciones tóxicas no se hace de igual manera en función del grado de proximidad que tenemos con cada persona en cuestión.

En el caso que se trate de un compañero de trabajo, que debes frecuentar de manera cotidiana, aprendamos a cortar de manera tajante con sus frases sarcásticas, su enojo e incluso con su empatía. No permitamos más que esta persona tóxica se imponga con palabras, y hagamos valer las nuestras. No se trata de irritarse o replicar con enojo, sino más bien de jugar con el arte de la diversión e incluso de la empatía.

Decidir a partir de hoy que esta persona no te alcance más y que incluso eres superior a él porque sabes administrar y controlar tus emociones sin caer en la agresión al resto de tu entorno. Genérate el poder a través de la paciencia, la tranquilidad y reduce el contacto a lo mínimo indispensable.

“El silencio es oro”, dice el refrán. Y no debemos tomarlo como una simple metáfora porque aplicarlo de manera literal puede obrar milagros. No responder y permanecer en silencio ante las provocaciones, no quiere decir que no se tengan argumentos para responder o que uno es débil, sino que trasmitirá la idea de que no te interesa lo que dice y de que no piensas prestarle atención. El silencio también es una respuesta.

En caso de que la persona tóxica, la personalidad negativa; sea un amigo, las cosas son un poco más complejas. Para evitar desencadenar un conflicto frontal que puede derivar en una situación verbal violenta y a menudo traumatizante (porque nunca debemos subestimar el poder negativo de las palabras), intenta poner distancia poco a poco.

Cancela algún encuentro, no respondas a todos sus llamados, realiza una nueva actividad sin incluirlo o incluirla, intenta recuperar la confianza en ti mismo y más aún, acércate a personas sanas de tu entorno entre las cuales sientas que tienes la capacidad y la fuerza para decir “basta”. Ya que se trata simplemente de esto, se trata de decir que no, en el momento en que debemos hacerlo para que las personas no nos contaminen con sus malas intenciones, su enojo, su tristeza, su intención de llamar siempre la atención buscando al mismo tiempo con esto “borrarte de la escena” permanentemente.

Es el momento de actuar para no volvernos también tóxicos.

¿Existen personas tóxicas en tu entorno? ¿Cómo logras imponerte sobre ellas? ¿Pudiste tomar distancia para que no te intoxiquen?




Técnica para blanquear los dientes con productos n...

14 Usos Increibles Del Agua Oxigenada, Que Muy Poc...

Usos y Beneficios que tú Abuela no te contó sobre ...

Cómo detectar las malas energías de tu hogar, simp...


Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste