Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

Dos de cada tres personas espían el móvil de su pareja. ¿Es legal?
Por Guru en Julio del 2019 en Buenos Hábitos

Seguinos en Pinterest

En una relación de pareja, la confianza es primordial. Es la base para una relación armoniosa y duradera. De hecho, la confianza o la falta de confianza son la principal razón del éxito o del fracaso de muchas parejas.

Cuando podemos confiar en el otro, nos invade un sentimiento de calma y de seguridad que nos permite tener una visión sólida de nuestra relación y nos afirma día a día que nuestro amor está vivo.

Para muchos, este sentimiento de confianza está presente desde el principio de la relación. Para otros, es un sentimiento que crece progresivamente a lo largo del tiempo. Los buenos momentos compartidos, los pequeños gestos diarios, el respeto mutuo y el diálogo contribuyen a alimentar este sentimiento tan poderoso.

Pero lamentablemente para otros, la confianza no es tan natural. Cuando hemos sido víctimas de relaciones dolorosas, o no nos hemos sentido lo suficientemente armados de niños, los celos son una primera manifestación de las huellas que han dejado estas situaciones traumáticas. Este sentimiento es fuente de enorme sufrimiento y surge como respuesta a nuestro miedo al abandono, a nuestro miedo a ser traicionados.

Eso habla también de nuestra propia falta de confianza en nosotros mismos y de nuestra dificultad para sentirnos dignos de ser amados. A menudo, es necesario explorar las raíces de esta falta de amor para poder superar estos miedos y volver a construir nuestra confianza en nosotros mismos y en otros.

Si bien el tema de la falta de confianza abarca muchos aspectos y se manifiesta de muchas maneras, hoy nos referiremos puntualmente al número creciente de personas que espían el teléfono móvil de sus parejas.

¿Sabías que en algunos países esta práctica mezquina está condenada por la ley? Parece algo bastante “inocente”, pero de inocente no tiene nada.

Distintas encuestas en el mundo entero, dan cuenta de que entre un 25% y un 30% de las personas confiesan haber espiado el teléfono de sus parejas y entre un 3% y un 7% reconocen hacerlo de manera habitual.

Aparentemente, esta práctica se da más entre las mujeres menores de 35 años. Para el grupo que declara nunca haber espiado el teléfono de sus parejas, encontramos un 75% de hombres y sólo 25% de mujeres.

Por otra parte, un 56% compuesto de tanto hombres como mujeres, conocen la clave de acceso tanto en teléfonos móviles, como en redes sociales.

Contrariamente a lo que muchos puedan pensar, el derecho a la vida privada aun viviendo en pareja, existe.

Si una amiga íntima te confiesa un secreto, ¿por qué tu pareja debe estar al tanto? Cuando alguien nos confía una intimidad, lo hace con la idea y la tranquilidad de que no lo repetiremos a nadie. ¡A nadie!

Por supuesto, está el tema de la desconfianza y los celos que hacen que este mal hábito atente contra una relación con futuro.

¿Cuándo lo hacen? El 65% de las personas encuestadas dice haber espiado el celular de sus parejas mientras estaban ocupados haciendo otras cosas dentro de su propia casa, mientras que el resto reconoce haberlo hecho mientras dormían.

El código penal francés es mucho más drástico. Espiar el teléfono de una persona (sin discriminar si se trata de la pareja o no), grabar sin consentimiento o violar la correspondencia, puede recibir como castigo un año de prisión y una multa de 45.000 euros.

Por mucho que algunos den razones por las cuales espían los teléfonos de sus parejas, espiar no es bueno para nadie: ni para uno mismo, ni para el otro, ni para la pareja en sí misma e incluso para el entorno.

Buscar el menor indicio de “algo” que muchas veces no sabemos ni siquiera que es, indica que nuestra historia de amor está terminando; porque en lugar de disfrutar de lo que tenemos comenzamos a volvernos paranoicos.





¿Qué riesgos corremos?

Aunque en tu país esto no sea un delito como sucede en otros, no nos olvidemos nunca del refrán que dice, “el que busca, encuentra”. No estamos queriendo decir que si percibimos que algo no está bien o tenemos una sospecha de infidelidad, no debamos actuar; pero espiar buscando sin motivos, es un acto que no podemos permitirnos ni podemos permitir a otros.

¿Y si nos estaba preparando una sorpresa? A fuerza de querer saberlo todo, tal vez arruinamos un bello momento. ¿Y si nos descubre espiando? Esto termina con la confianza en una pareja, porque sentirnos observados y vigilados, no genera sentimientos positivos. ¿Y si descubrimos el motivo de su malestar? Un problema familiar, un problema laboral, un problema de salud… A veces las personas necesitan tiempo para poder hablar de ciertas cosas y precipitarnos sobre lo que está pasando, no facilita que el otro se vuelque y confíe en nosotros. ¿Cómo vamos a actuar cuando nos lo cuente si nosotros ya lo sabemos? ¿Y si descubrimos que nos critica? A veces cuando estamos enojados, también decimos cosas de las que después nos arrepentimos. ¿Quién no se ha quejado de su pareja hablando con una amiga? Nosotras también lo hacemos… ¿Y si de verdad encontramos algo sospechoso, cómo enfrentar la situación sin ponernos en evidencia? ¿Vamos a reconocer que estuvimos espiando su teléfono?

La confianza lo es todo en una pareja. Sin eso, nada más puede funcionar y la relación está condenada al fracaso. Cuando permanentemente estamos espiando el otro o el otro nos espía, nos controla o nos vigila, podemos estar cayendo en una situación de abuso y tarde o temprano todo llegará a su fin.

Hablar, comunicarse, ser sinceros… Cuando tenemos eso, no necesitamos nada más. Y por otra parte, ¿de qué sirve estar con alguien de quien se desconfía o que permanentemente pone en duda todo lo que decimos o hacemos?

Todos debemos sentirnos libres de decir y hacer lo que nos parezca. Nuestros valores, nuestros principios, nuestra educación y nuestros deseos, determinarán si usamos esa libertad para bien o para mal.

Confiar en el otro es aceptar de antemano que puede cometer errores, de la misma forma que nosotros podemos cometerlos, pero también es transmitirle la idea de que puede actuar como lo desee dentro de lo que son los parámetros del respeto.

¿Qué opinas sobre las personas que espían a sus parejas? ¿Te parece que una relación así es posible? ¡Comenta y comparte!





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste