Inicio       -> Buenos Hábitos <-       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       Curiosidades

10 costumbres que debes eliminar porque te impiden ser exitosa
Por Guru en Abril del 2019 en Buenos Hábitos

Seguinos en Pinterest

El camino para alcanzar el éxito, a menudo encuentra obstáculos que nosotros mismos hemos instalado. Los hábitos, por definición, son comportamientos tan arraigados en nosotros que ni siquiera somos conscientes de que se encuentran allí. Son acciones que efectuamos en “piloto automático”. La fuerza del hábito es un elemento poco conocido como motor que nos impulsa a lograr el éxito.

Aunque muchas personas tengan buenos hábitos para triunfar en la vida, estos hábitos también pueden encontrarse invadidos por malas costumbres. Esto hace que avancen un paso hacia adelante y dos hacia atrás. Romper con un mal hábito podría ser el punto de partida para el cambio que necesitas.

Éstos micro comportamientos inconscientes, mecánicos y en apariencia inofensivos, tienen una gran importancia. Verás que en cuanto logres eliminarlos, el “efecto dominó” hará que todo lo demás se ordene y entonces podrás avanzar hasta de a un solo paso, pero siempre hacia adelante.

No se trata de cambiar de personalidad, sino de seguir siendo nosotros mismos pero con un mejor comportamiento.





Obsérvate y piensa si por algunos de estos comportamientos no estás saboteando el éxito que te mereces.

1) Esperar “el momento indicado”.

¿Cuántas veces te dijiste a ti mismo “voy a esperar hasta que ahorre lo suficiente” o “voy a esperar una mejor oportunidad”?

Como dice un proverbio chino: “el mejor momento para plantar un árbol, fue hace 20 años. El segundo mejor momento, es ahora.”

Dejemos de esperar un milagro y tomemos la decisión. Ya mismo. Ahora es el momento de pasar a la acción, porque cualquier acción es mejor que la no acción.

2) La aprobación de los otros.

Recibir el reconocimiento por nuestro trabajo, es importante; pero estar pendiente y a la espera de que otros vengan a palmear la espalda, no nos conducirá a ninguna parte.

No alimentes tu ego, porque el ego siempre está en búsqueda de una autoestima desmesurada. Siempre es agradable recibir comentarios positivos sobre nuestro desempeño, pero no confundas lo que es bueno para tu ego con lo que es bueno para ser productivo.

3) Compararse con otros.

Establecer una relación entre uno mismo y otros para analizar que podemos mejorar, puede ser una actitud positiva, pero vivir en la permanente comparación, puede afectar tu bienestar.

Si tienes una o dos personas a quienes tomas como referencia y te inspiran, tal vez sea difícil evitar comparar su rendimiento con el de ellas, pero es importante tener en cuenta que desconocemos qué debieron sacrificar para llegar a ese lugar.

Compararte con otros, es otra piedra en tu camino. No te detengas a mirar lo que han hecho los demás. Eso sólo te hará perder el tiempo.

4) Demasiada admiración.

¿Qué significa esto? Piensa en esta situación: todos hemos tenido un profesor brillante, que siempre tenía la respuesta correcta y que conocía su oficio como nadie, pero eso no quiere decir que pueda ser brillante en todo. Absolutamente en todo.

Este tipo de personalidad paraliza, porque nos hace sentir inferiores e incapaces de lograr nuestro objetivo, cuando en realidad, ellos son brillantes en lo suyo y nosotros podemos serlo en lo nuestro.

5) Orgullo traicionero.

El orgullo es como colocar veneno en nuestro propio vaso de agua. Los conocimientos pueden provenir de quien menos te imaginas. Si nos negamos a aceptar que la experiencia ajena pueda resultarnos útil sólo porque esa persona no posee un título o no es un director general, tal vez nos estemos privando de un potencial de recursos muy valioso. Nunca sabemos qué tipo de experiencia posee una persona y cuánta de esa experiencia puede resultarnos útil.

6) Reconocer la vulnerabilidad.

Es inevitable sentir la necesidad de escondernos detrás de la máscara de seguridad, sobre todo cuando ocupamos cargos directivos; pero si hay algo de lo que no existe la menor duda, es que debe establecerse una relación clara entre compañeros de trabajo.

Te hará mucho más respetable a los ojos de tus colegas, reconocer tus errores y disculparte por ellos.

7) Soltar cuando hay que soltar.

El coraje, la tenacidad y la perseverancia son grandes cualidades, pero también pueden ser una gran presión si están orientadas a un objetivo errado. Esto es algo difícil de asumir cuando hemos puesto todo el corazón y el alma en un proyecto.

Pero debemos entender que si el camino que hemos elegido para alcanzar nuestro objetivo se convierte en imposible, debemos saber aceptar que tal vez llegó el momento de cambiarlo por otro.

Deja de lado todo tipo de reproche propio o ajeno y concentra tu energía en un nuevo proyecto.

8) La zona de confort.

¡Cuidado con la zona de confort! Existe un costado oscuro en la satisfacción del trabajo bien hecho. El confort en el que podemos caer después de haber terminado nuestra tarea, es el enemigo de la superación. Tomate un tiempo para detenerte durante el viaje hacia su objetivo y disfrutar de tu logro, pero no te quedes estancado en él durante mucho tiempo.

Eleva tus expectativas. Alcanza tu objetivo, celébralo y plantéate otro.

9) Subestimar la importancia de la salud.

Muchas veces hemos hablado sobre la importancia de tomarnos un “recreo” en medio de un proyecto ambicioso. Puede ser tan sólo una caminata de 15 minutos, la meditación diaria o incluso algunos días de vacaciones. No subestimamos la importancia de mantenernos en forma y de cuidar nuestra salud.

Esto es fundamental para tener éxito en cualquier cosa que nos propongamos. A veces nos concentramos tanto en nuestro objetivo, que descuidamos la salud y este mal hábito termina por pasarnos factura.

10) La queja permanente.

Comencemos poco a poco a cambiar nuestro diálogo interno, esa historia que nos contamos sobre nosotros mismos sobre lo que va a suceder, debe convertirse en un relato con un final exitoso y no con un final desastroso. Esto sólo te llevará a perder oportunidades.

Parece que hemos hecho de la queja un modo de vida, pero cuando te dedicas a observarte de manera franca y honesta, descubres que mucha queja es innecesaria. Toma la decisión de detener este mal hábito.

Quejarse de lo que no podemos cambiar, de lo que sí podemos cambiar, de nuestra escasa fuerza de voluntad, de nuestro falta de control… Son todos hábitos negativos que complotan contra tu objetivo. Con estas actitudes, de manera inconsciente, estamos poniéndonos obstáculos para seguir adelante.

¡Piensa en positivo!

Como conclusión, entendemos que es crucial romper con los malos hábitos. Estos lazos que nos unen con los malos hábitos no son fáciles de reconocer, pero llega un momento en que se convierten en lazos muy difíciles de romper.

Si crees que algunas de estas malas costumbres están impidiendo que alcances tus objetivos, modifícalas hoy mismo.

¿Conoces algún otro mal hábito que impida que las personas realicen sus sueños? ¡Comparte tu experiencia y comenta!





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste