Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Recetas Saludables       Belleza       Perder Peso       -> Espiritualidad <-       Curiosidades

Los abuelos nunca mueren, duermen dentro de nuestro corazón
Por Guru en Junio del 2019 en Espiritualidad

Seguinos en Pinterest

El ciclo de la vida es implacable. El tiempo es implacable. De la misma manera que nos regala a nuevos integrantes en la familia que nos colman de dicha, también la ley natural se lleva a otros igual de importantes e igual de amados.

Hoy en día, muchos abuelos tienen mucho más tiempo para dedicarles a los nietos que lo que tenían las antiguas generaciones. Antes, los abuelos morían jóvenes y muchas veces ni siquiera llegábamos a conocerlos. La vida era mucho más dura, más sacrificada y la medicina todavía no había alcanzado extender las expectativas de vida como sucede hoy.

En la actualidad, los abuelos se jubilan cuando aún están en la plenitud de la vida y tienen tiempo y energía para dedicarles a los nietos. Esto hace que podamos disfrutarlos durante mucho más tiempo y estén presentes en nuestra vida, incluso hasta que lleguemos a adultos. Esto, hace que los lazos se afiancen aún más y entonces los abuelos pasan a formar parte de nuestra cotidianeidad. Participan en cumpleaños, fiestas escolares, vacaciones, fiestas de fin de año… Están presentes en todo.

Pero cuando ese momento triste y temido llega a nuestras vidas y nos enfrenta a la penosa realidad de la pérdida de los abuelos, no sabemos exactamente cómo definir la tristeza y analizar la idea de que ya no contaremos con un importante miembro en la familia.

Es lógico atravesar por distintas emociones como el miedo o la confusión. En muchos casos, para muchos niños o jóvenes, es la primera vez que se enfrentan con la muerte de alguien tan cercano y tan querido.

Sin embargo, la muerte es parte de la vida y esta nueva situación es algo por lo que todos debemos pasar.





La edad de la razón.

Tener que asistir a la muerte de los abuelos cuando ya somos adolescentes o adultos jóvenes, es un proceso duro que vivimos por partida doble, porque también vemos sufrir a nuestros padres la pérdida de sus propios padres; pero cuando los abuelos se van y dejan nietos pequeños, también la tristeza se concentra en el hecho de tener que explicarles por qué los abuelos ya no están.

Alrededor de los siete u ocho años, los niños ya se encuentran preparados para entender la noción de la muerte tal cual es. A esto se lo denomina “la edad de la razón”. Es el momento de la niñez en donde se alcanzan a comprender determinados hechos naturales de la vida, aunque no por eso, es menos doloroso.

Pero, ¿qué sucede cuando los niños aún no tienen esta edad y son plenamente conscientes de la existencia de los abuelos? Este caso es más difícil aún, porque tendremos que decirles a nuestros niños que los abuelos ya no estarán con nosotros y además, debemos tratar de explicar algo que resulta doloroso y que no sabemos muy bien cómo llevar adelante.

En un niño de tres o cuatro años, la vida se reduce a lo que puede ver y tocar. La vida para ellos es concreta y la idea de que alguien se fue a un lugar que no puede ver y visitar, le resulta totalmente incomprensible. Es lógico que los niños a esta edad hagan muchas preguntas concretas sobre la muerte de los abuelos. Querrá saber si sigue enfermo, cuándo podremos volver a verlo, si está durmiendo y si finalmente va a despertar.

Todas estas preguntas son difíciles de responder e incluso pueden llevarnos a plantearnos nuestra propia idea con respecto a la muerte. La gran diferencia es que nosotros tenemos claro que es el fin y que es irreversible.

¿Qué decir?

Las respuestas deben ser breves, sinceras y simples, sin ir más allá de lo que el niño pregunta. No es conveniente extendernos en largas explicaciones. En caso de que la respuesta que le hayamos dado no le resulte del todo clara o satisfactoria, seguramente volverá a plantear interrogantes.

Algunos niños que pueden expresarse un poco mejor, tal vez nos pregunten si los abuelos nos pueden seguir viendo desde ese lugar al que se fueron o si sólo son las personas mayores las que mueren. Esta pregunta es muy habitual, porque enfrentarse a la idea de que alguien a quien quieren puede morir, es decir, pueden dejar de verlo para siempre, les genera una angustia y un miedo de que papá o mamá también puedan morir. O incluso, que esto también podría ocurrirles a ellos mismos. La ausencia del abuelo o la abuela a quien ya no verán más, puede resultar algo dramático para un pequeño niño para quien todo es “aquí y ahora”.

Otro aspecto a tener en cuenta, es que el niño puede ver o incluso percibir la reacción de sus padres o del resto de la familia. Ver a muchos integrantes en una situación de angustia y dolor, puede afectarlo emocionalmente. Para los niños, los adultos son personas fuertes e invencibles y verlos tristes y vulnerables puede generarles sentimientos de inseguridad.

Sin embargo, no tiene sentido ocultar las emociones, porque demostrar tristeza por la pérdida de alguien amado es también un aprendizaje. Hablar del tema puede ser penoso, pero es necesario. Es de esas cosas que se aprenden con una cuota de sufrimiento. Explicarles nuestra pena y nuestra tristeza, puede brindar alivio y también le permitirá ser libre de expresar su propia pena y su propia tristeza.


El tiempo todo lo cura.

Poco a poco y con el tiempo que cada uno necesite, los niños comenzarán a disminuir su pena en sintonía con el resto de la familia. Volverá a su rutina, a reír y divertirse como lo hizo siempre. Es necesario sentirse tranquilo hablando de los abuelos y recordando los buenos momentos y las anécdotas que hoy todos recordamos de nuestros propios abuelos. No tengamos miedo de ver fotos o algunos de sus efectos personales, aun cuando esto genere un breve momento de angustia. Todas estas cosas contribuyen a mantener vivo el amor y los recuerdos que siempre permanecerán en nuestros corazones. ¡Los abuelos son eternos!

¿Ya pasaste por esta experiencia? ¿Cómo crees que debemos explicarles la muerte a los niños? ¡Comenta y comparte!





Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico ante cualquier duda que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste